Los casos de  sustracción internacional de menores no hacen más que aumentar.  Diariamente progenitores cruzan fronteras con sus hijos sin haber avisado al otro progenitor y sustraen los menores de la patria potestad del otro progenitor. A veces se sabe dónde han ido los menores, por ejemplo, a la casa de los abuelos del país de procedencia del otro progenitor, pero en otras ocasiones el país o el lugar concreto son desconocidos. Las consecuencias para los menores son dramáticas, como se puede apreciar en la película “Victims of Another War”. Se puede decir que es una de las consecuencias más gravosas de la globalización.

ASIME EN BERLIN

ASIME EN BERLIN

Para luchar contra ella, se fundó en 2013 una organización internacional de abogados, LEPCA, que significa Lawyers in Europe for Parental Child Abduction. Tulp Abogados es uno de los socios fundadores de la organización. El segundo Congreso de LEPCA se celebró el pasado 26 y 27 de enero en Berlin.

Ha sido una gran ocasión para comentar con abogados de otros países europeos las novedades en este campo y buscar soluciones para los casos existentes. El Congreso se centró en la búsqueda de sistemas de evitar la sustracción, como la mediación internacional. También se ha enfocado en la voz del menor, cuándo y cómo se deben oír a los menores y el valor que se debe dar a la voluntad del menor.

ASIME BERLIN

ASIME BERLIN

Igualmente se ha aprovechado la ocasión para presentar las asociaciones nacionales que luchan contra la sustracción de menores: en España ASIME, en Países Bajos DIAL y en el Reino Unido CALA. El despacho de abogados PMT Studio Legale  está trabajando en Italia para fundar una asociación. La colaboración a niveles nacionales e internacionales es imprescindible para la resolución satisfactoria de los casos de sustracción de menores. Aún mejor sería evitarlo. Acuda a un abogado especializado si quiere emigrar con sus hijos o si si (ex) pareja se ha llevado a los niños a otro país.

¡No permita que los niños sean víctimas de las posibilidades que nos ofrecen las fronteras abiertas!