tulp-London2La implementación del Convenio de La Haya sobre sustracción de menores de 1980 fue tema a tratar durante el seminario organizado por Reunite y la Embajada de España en Londres el pasado 21 de marzo.

Adriana de Ruiter asistió al evento, coincidiendo con jueces, abogados de varios países y miembros de la Autoridad central británica. El ponente, D. Ignacio Goicoechea, miembro de la Oficina Permanente de la Conferencia de La Haya y representante de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe, expuso los logros obtenidos y los retos pendientes en esta región.

D. Ignacio Goicoechea destacó que en muchos países se ha concentrado la jurisdicción y por tanto se ha conseguido una mayor especialización de los jueces. Gracias a ello, se ha podido mejorar notablemente la aplicación correcta del Convenio. Ejemplo de ello es Brasil, donde se ha reducido el número de jueces competentes en la materia.

Cumplir los plazos que marca el Convenio, las famosas seis semanas, sigue siendo un punto débil. Y a mayor duración del procedimiento, mayor complicación posteriormente para la ejecución de la orden de retorno del menor. Una vez que se ha producido el arraigo del niño en su nuevo entorno, la restitución al país de residencia habitual podría serle perjudicial.

La mediación también sigue siendo una asignatura pendiente. Muchas legislaciones ya lo contemplan, pero todavía no es un método eficaz como sistema de resolución de conflictos relacionados con la sustracción de menores. Un reto que también tenemos en España