La sustracción de menores en el ámbito internacional

15/Dic/2014

La sustracción de menores en el ámbito internacional es cada vez más frecuente dentro del derecho de familia internacional. Se puede producir de dos maneras: Cuando un progenitor  sale con el menor de su país de residencia habitual sin el consentimiento del otro y sin intención de devolverlo. La otra forma de cometer sustracción de menores se produce, cuando el progenitor que, teniendo consentimiento del otro progenitor para sacarlo de sus residencia habitual, no lo devuelve en el plazo acordado, no teniendo intención de devolverlo. Esta forma es frecuente que se de aprovechando las vacaciones del progenitor no custodio. Estos dos comportamientos son ilícitos y dan lugar a muchos problemas, entre ellos, la dificultad que supone el retorno del menor cuando se trata de países muy lejanos y el alto coste económico del proceso  de retorno del menor. En España tenemos varias normas internacionales que regulan la sustracción internacional de menores: el Convenio de la Haya de 1980 y, en el ámbito de la regulación de la Unión Europea, el Reglamento (CE) n º 2201/2003, del Consejo, de 27 de noviembre de 2003, y el Convenio de Luxemburgo. El Convenio de la Haya de 1980, obliga al tribunal (o autoridades competentes) a retornar al menor sustraído a su país de residencia habitual (es decir, donde el menor tenga su centro social y de vida). Existen algunas excepciones para no acordar el retorno, pero son muy concretas y tasadas a los supuestos que establece el convenio y se estudiarán en entradas concretas dedicadas a ellos. Si un menor es sustraído a España por un progenitor y el menor residía habitualmente en Holanda, el progenitor que lo ha perdido puede acudir a la Autoridad Central española, que se encuentra en el Ministerio de Justicia, si bien, es aconsejable el asesoramiento de un abogado especializado. ¿Qué puede hacer el progenitor que quiere abandonar el país en el que reside actualmente con su hijo, para irse a su país de origen? Imprescindible acudir a un abogado especializado que le asesore sobre su situación concreta (cada caso es diferente) y si procede, iniciar un procedimiento judicial para solicitar la autorización judicial cambio de domicilio fuera de España. Lo mismo aconsejamos, en el caso de que se tenga un riesgo cierto sobre la salida del otro progenitor con el menor fuera del...

Continuar...

Divorcio entre español y extranjero

27/Nov/2014

El divorcio entre un español y un extranjero residentes en España, implica necesariamente estudiar diferentes cuestiones que, siendo españoles, no habría que plantearse. Pensemos, por ejemplo, en un matrimonio entre ciudadano español y ciudadana irlandesa, exige el estudio de tres preguntas básicas: 1. ¿Dónde puedo presentar la demanda de divorcio ¿España o Irlanda? 2. ¿Qué ley se aplica a mi divorcio y a las medidas de guarda y custodia de nuestros hijos, la ley española, la ley irlandesa u otra? 3. ¿La sentencia que se dicte, por ejemplo en España, será válida y reconocida en Irlanda? Continuemos con nuestro ejemplo de matrimonio entre español e irlandesa, residentes habitualmente en España.    Nuestro matrimonio debe saber que puede elegir a los tribunales españoles  para presentar su divorcio pues su residencia habitual es España. Podrían hacerlo en otro país,  en otros supuestos que ya analizaremos en otra entrada de blog. Al divorcio podrían aplicarle la ley que hubieran elegido al contraer matrimonio, (española o irlandesa) pero si no eligieron ninguna, se aplicará la ley del lugar de residencia habitual, en este caso España. Por tanto este matrimonio se divorciará conforme a nuestra ley. En caso de que al tiempo de presentar la demanda de divorcio, el matrimonio resida en diferentes países o en otro distinto de donde residieron habitualmente, la solución puede variar y aplicarse otra ley. La importancia de aplicar una u otra ley varia, y puede ser grave no tenerlo en cuenta. En este caso, si se aplicara la ley irlandesa, las causas de divorcio son muy estrictas y en todo caso, deben vivir al menos 5 años separados de hecho  antes de poder divorciarse. Sin embargo,  en España el divorcio puede ser solicitado una vez transcurridos tres meses desde el matrimonio y no existe necesidad de alegar motivo alguno. La diferencia no es baladí. Si el matrimonio de español e irlandesa tiene hijos, a las medidas sobre su guarda y custodia así como sobre la pensión de alimentos de estos, se aplicarán la ley del lugar donde residan habitualmente los hijos, por tanto también la española, salvo que exista traslado de alguno de los progenitores. Por último, la sentencia que aprobara el divorcio y las medidas sobre los hijos recogidas en un convenio regulador (en el caso de que fuera un divorcio amistoso) que dicte el juez español, podrían hacerse valer en Irlanda, si fuera necesario, cumpliendo ciertos...

Continuar...

La II Jornada sobre Derecho Internacional de Familia, protección Internacional de Adultos

06/Nov/2014

Conclusiones de la II Jornada sobre Derecho Internacional de Familia, este años dedicada a la Protección Internacional de adultos. El pasado día 30 de octubre de 2014, celebramos en Tulp Abogados, la II Jornada sobre derecho internacional de familia. Este año nos decidimos por la protección internacional de adultos. El público de esta jornada es el personal de Consulados y Embajadas a quienes se les plantean dudas sobre cómo asesorar a sus ciudadanos en esta materia. Las conclusiones a las que se llegaron se pueden resumir en lo siguiente: España no ha firmado el Convenio de la Haya sobre Protección Internacional de Adultos de 2000, por lo que se aplican nuestras normas internacionales internas. Las encontramos en el art 22.3 y 22.5 de la LOPJ en cuanto a la competencia y el art. 9.6 CC en cuanto a la ley aplicable. Cuando un extranjero debe ser incapacitado en España, debemos estudiar primero si los Tribunales Españoles son competentes. En este sentido, lo son si el presunto incapaz reside habitualmente en España. Genera varias problemas cuando reside en dos o mas países a la vez. Sobre la ley aplicable a la incapacitación y demás instituciones de protección del incapaz, aplicaremos la ley nacional del adulto a proteger. El problema surge en las figuras que en derecho comparado no existen en España. A las medidas provisionales o cautelares (como el internamiento no voluntario) se aplica siempre la ley española. El procedimiento de incapacitación es siempre el español. Este es un proceso fácil, pero a veces se complica. En el mismo procedimiento se nombra al tutor o curador, que luego debe rendir cuentas de su gestión a nivel personal y patrimonial. Los jueces españoles no suelen aplicar la ley extranjera, por desconocimiento, porque las partes no la invocan o porque les resulta compleja, dando lugar a situaciones injustas o contrarias a derecho. Las resoluciones extranjeras en materia de incapacitación, pueden ser validas en España si se cumplen una serie de requisitos. Existen diversas formas de protección extrajudicial de adultos, entre ella, la guarda de hecho, combinada con los apoderamientos preventivos, la autotutela o la posibilidad de constituir un patrimonio protegido. Los extranjeros en España, podrán hacer uso de estas figuras de protección si se ajustan a las normas de derecho internacional privado Si España firmara el Convenio de la La Haya de 2000, se solventarían algunos de estos problemas y facilitarían las cosas. El asesoramiento en estos temas por un abogado especializado es...

Continuar...

Conclusiones del I Congreso sobre Sustracción internacional de menores

19/May/2014

Los pasados días 7,8 y 9 de mayo se celebró en la Haya el I Congreso sobre sustracción internacional de menores, dirigida fundamentalmente para abogados, aunque también asistieron mediadores, jueces y fiscales de toda Europa y otros terceros Estados. Resumimos las conclusiones de tres días de intensivo trabajo. Recordemos que la sustracción internacional de menores se produce cuando un progenitor que no tiene atribuida legalmente la guarda y custodia del menor, lo traslada sin el consentimiento del otro progenitor a un país distinto de donde reside habitualmente. También comete sustracción internacional de menores el progenitor que no cumple los términos de custodia o derechos de visitas de la sentencia judicial de divorcio o medidas. Es necesario tener en cuenta que en un caso de sustracción internacional entran en juego mínimo dos Estados diferentes; el de donde reside la familia habitualmente y el país donde el sustractor huye con su hijo. Cada país tiene sus peculiaridades culturales que van a afectar, necesariamente, a la resolución del caso. Por eso es necesaria la colaboración entre los profesionales intervinientes de los distintos Estados implicados. Asi por ejemplo, si la sustracción se produce de Alemania a España por la madre, el abogado de la madre en España, además de estar especializado en esta materia,  debería colaborar con un abogado que conozca el derecho alemán y pueda asesorar a la madre sobre si está actuando de acuerdo al derecho alemán o no. Lo mismo si se produce la sustracción de España a Alemania. Ya existen redes de cooperación entre Jueces y fiscales europeos (Eurojust). Con la organización  de este congreso, se persigue la creación de una red de abogados especializados en estos asuntos que garantice a los particulares (ya sea progenitor sustractor o progenitor que denuncia) que su caso está tratado íntegramente por profesionales especializados para optimizar la pronta resolución de su caso, teniendo siempre como principal objetivo el interés superior del menor. En el Congreso se resaltó la necesidad de potenciar la mediación con profesionales especializados que ayudarían, cuanto menos, a sentar las bases de un posible régimen de visitas en el caso de que no procediera el retorno del menor, o mientras este se resuelve. En España aun no está extendida la mediación, pero si contamos con mediadores especializados, es una herramienta que puede contribuir a minimizar el perjuicio de estos temas a todos los implicados y especialmente a los menores.  ...

Continuar...

Incumplimiento del régimen de visitas internacional

09/Oct/2013

Los niños tienen derecho a estar en contacto con su padre y su madre, con los dos. También si los progenitores viven en países diferentes. Pero a menudo los propios progenitores impiden que las visitas se realicen con normalidad. ¿Qué se puede hacer en el ámbito internacional? Veamos un caso clásico. Un juez ha fijado unas medidas, en las que se decide que los menores viven con uno de los padres en un país, mientras que para el otro se ha fijado un régimen de visitas, que incluye las vacaciones en el país de residencia de éste. Y el régimen se incumple. Vemos los casos que se producen dentro de la Unión Europea, si bien también es parcialmente válido para países fuera de Europa. Ejecución de sentencia extranjera Si uno de los padres se niega a dejar que los niños vayan de vacaciones a estar con el otro progenitor, éste puede intentar ejecutar la sentencia con las medidas en el país de residencia de los menores,  donde se está incumpliendo la sentencia. Gracias a la legislación comunitaria se puede hacer con cierta rapidez. Con la sentencia traducida y legalizada, y los correspondientes certificados del juzgado de origen, el padre perjudicado puede ejecutar la sentencia en el país de residencia de los menores. Los juzgados en Europa no pueden sino ejecutar la sentencia. No se puede volver a valorar el asunto de fondo, e incluso una apelación no frenaría la propia ejecución. Convenio de La Haya El Convenio de la Haya de aspectos civiles de sustracción internacional de menores, de 1980, ofrece además de las medidas jurídicas de evitar o corregir la sustracción, medidas de ejecución para el cumplimiento de un régimen de visitas. Se puede recurrir al Convenio a través de la Autoridad Central del país del progenitor perjudicado, que se pondrá en contacto con la Autoridad Central del país de residencia de los menores. También puede el padre perjudicado solicitar al juez directamente la aplicación del convenio, sin intervención de la Autoridad Central....

Continuar...

Guarda y Custodia compartida

20/Jul/2013

El pasado 19 de julio el Consejo de Ministros aprobó el Anteproyecto de Ley sobre el ejercicio de la responsabilidad parental, con importantes modificaciones que afectan a los menores cuyos padres se han separado. Tras la publicación de la noticia, recibimos en el despacho muchas llamadas de padres pidiendo la custodia compartida y madres preocupadas por evitarlo. ¿Realmente, qué está cambiando? Anteproyecto de Ley En primer lugar debemos insistir en que se trata de un anteproyecto de ley. Hasta que la ley no haya sido aprobada y publicada en el BOE puede sufrir modificaciones.   Guarda y custodia En segundo lugar debemos diferenciar la “patria potestad” de la “guarda y custodia”. La “patria potestad” es sobre las decisiones importantes en la vida del menor (como lugar de residencia, colegio, tratamientos médicos) y la “guarda y custodia” se refiere al cuidado diario. Hasta ahora es habitual atribuir la guarda y custodia a la madre y fijar un régimen de visitas para el padre. Con la modificación se busca repartir el cuidado entre ambos progenitores, pudiendo el juez acordar que la guarda y custodia sea ejercitada por uno solo de los progenitores o por los dos, de forma compartida.   Ejecución efectiva de custodia compartida Muchas veces se cree que la custodia compartida significa que el niño pasa una semana con uno y otra semana con el otro progenitor. Pero hay muchas alternativas, que dependerán de las circunstancias de cada familia. El cuidado diario puede incluir que el menor duerma siempre con uno de los dos progenitores, pero que el otro lo lleve por la mañana al colegio o lo vaya a buscar por la tarde. Cada familia es un mundo y los regímenes estándar no suelen tener en cuenta todas las circunstancias. El contenido concreto para cada familia dependerá de diferentes factores, como la edad del menor, la relación con los progenitores hasta el momento de la separación pero también las posibilidades de los progenitores de conciliar su vida familiar y laboral. No parece muy recomendable repartir el tiempo del niño en dos cuando uno de los progenitores puede hacerse cargo todas las tardes del menor, si el otro tiene jornadas laborales muy largas. Tampoco es deseable cambiar a un bebe semanalmente de vivienda y cuidador.   Plan de ejercicio de patria potestad La novedad más interesante del anteproyecto está en la obligación de los padres de adjuntar a la demanda de divorcio o medidas un plan de ejercicio de patria potestad. En este plan tienen que explicar cómo piensan ejercer sus responsabilidades parentales. Porque de esto estamos hablando: no con quién vive el niño y quién paga, sino de las obligaciones que tienes ambos progenitores en relación con el cuidado y la educación...

Continuar...

De vacaciones con los niños

19/Jul/2013

Debida las largas vacaciones escolares, y las pocas vacaciones que suelen tener los padres, muchos padres optan por tomar las vacaciones de forma separada o enviar a sus hijos de vacaciones con abuelos u otras personas. ¿Pero pueden los niños también viajar al extranjero sin presencia de ambos padres? Viajar solos con los menores Los padres tienen derecho a viajar cada uno con sus hijos, y dejar que los niños viajen con otras personas de su confianza. No hay ninguna obligación legal en España de proveer a los menores de otros documentos además de los pasaportes. No obstante, por el aumento de los casos de sustracción internacional de menores, las autoridades pueden pedir justificaciones. Y además hay países donde sí van a exigir una autorización expresa de ambos progenitores. Documentos de viaje de los menores Para evitar problemas en la frontera, conviene poner junto con el pasaporte en la mochila del niño los siguientes documentos: Autorización notarial de los padres para el viaje. Puede ser una autorización indefinida o específica para un viaje en concreto. Cabe redactar la autorización en dos lenguas, o añadir una traducción jurada. Certificado de nacimiento. Copia del pasaporte del progenitor que da el permiso (o de ambos si el niño viaja con terceros). En caso de divorcio, interesa llevar copia de la sentencia de las medidas de los menores, traducida, en su caso,. Con todos los papeles en regla, su hijo puede viajar sin problemas, y usted dedicarse al...

Continuar...

Posición jurídica del padre

26/Abr/2013

Hace poco escuché un programa en la radio que trataba el “padre ausente”, la importancia del papel del padre en la educación de los niños y la situación jurídica ventajosa de la madre frente a la del padre. ¿Qué derechos tienen los padres? Patria potestad y guarda y custodia En primer lugar debemos señalar que no se deben confundir los conceptos “patria potestad” con “guarda y custodia”. La patria potestad corresponde a ambos progenitores y abarca las decisiones importantes en la vida de un menor. Se trata del lugar de residencia, de la elección del colegio, de tratamientos médicos, y otros aspectos fundamentales en la vida de un niño. Los divorcios o separaciones no afecten a la patria potestad, salvo excepciones. Guarda y custodia La guarda y custodia es el cuidado diario del menor. El juez puede atribuir la guarda y custodia del niño a uno de los progenitores y fijar para el otro un régimen de visitas. También puede optarse por la guarda y custodia conjunta. En este caso el menor pasará el mismo tiempo con uno que con otro, y los dos se hacen cargo en la misma proporción del niño. La posición del padre Es un hecho que en la mayoría de los casos la guarda y custodia es atribuida a la madre, y para el padre se fija un régimen de visitas. Si la madre no colabora o incumple el régimen de visitas, el padre tendrá que ejecutar la sentencia vía judicial. Es un procedimiento lento y muy poco eficaz. La madre tiene por tanto muchas posibilidades de perjudicar al padre. Jurídicamente tienen los mismos derechos, pero en la práctica el padre se puede encontrar con las manos vacías. Y al niño se le quita el derecho de disfrutar de su...

Continuar...

La casa para los niños, ¿pero quién paga la hipoteca?

10/Abr/2013

Un divorcio tiene consecuencias emocionales para las partes implicadas, pero no hay que perder de vista las repercusiones económicas. Donde había una familia, ahora hay que mantener a dos, y con los mismos ingresos. Sobre todo los gastos de vivienda se pueden disparar, especialmente cuando hay menores implicados. Hay que pagar dos casas…   Vivienda familiar La vivienda familiar es donde residía la familia antes  de la separación. Como norma básica y general podemos decir que la vivienda familiar se adjudica a los hijos menores de edady el progenitor custodio. Esta atribución no es indefinida en el tiempo, pero será limitada hasta la independencia de los hijos.   Pago hipoteca Si la vivienda familiar es propiedad por el matrimonio casado en régimen de gananciales, y hay una hipoteca abierta, cada propietario deberá pagar la mitad de la hipoteca.   Impago de las cuotas hipotecarias ¿Qué ocurre si uno de los progenitores no cumple y no paga la hipoteca? Hay que tener en cuenta que el préstamo hipotecario fue firmado por los dos con el banco, y los acuerdos entre las partes o las obligaciones fijadas por el juez, no pueden oponerse al banco. Ante un impago, el progenitor que ocupa la vivienda con los hijos corre el riesgo de que se ejecute la hipoteca. En este caso, y para evitar el desahucio, puede pagar la hipoteca y posteriormente reclamárselo al otro progenitor (incluso en el futuro cuando la vivienda se venda) o iniciar un nuevo procedimiento judicial pidiendo al juez bien la ejecución de la sentencia (si la obligación del pago de hipoteca se recoge en la sentencia) o bien iniciar un procedimiento declarativo nuevo. Por es conveniente que la obligación del pago de la hipoteca se recoja en la sentencia. Es más fácil y barato ejecutar una sentencia que iniciar un procedimiento nuevo, sobre todo cuando existe riesgo de...

Continuar...

Exigir cumplimiento de régimen de visitas

26/Feb/2013

Es demasiado común: padres que niegan cumplir el régimen de visitas e impiden que haya contacto entre su hijo y el otro progenitor. Normalmente este comportamiento va acompañado con influir en el menor negativamente contra el otro progenitor, causando el síndrome de alienación parental. Esto afecta mucho a los padres implicados, pero igualmente resulta muy perjudicial para el menor. Al menor se le impide un derecho fundamental, que es disfrutar de la compañía de ambos padres y la familia correspondiente.   Ejecución de sentencia Ante un incumplimiento de la sentencia o los acuerdos de la patria potestad o el régimen de visitas, el padre perjudicado puede acudir al juzgado exigiendo su cumplimiento. Pero no es tan fácil. El progenitor no cumplidor puede seguir negándose, huir, no estar en casa… En este caso el juez podrá imponer multas. El impago se puede resolver mediante el embargo, pero si la parte contraria no tiene ingresos, o dispone de muchos medios económicos, será inútil. Como último remedio puede pedir el progenitor perjudicado una modificación de las medidas, pidiendo para si la guarda y custodia y un régimen de visitas limitado para el incumplidor.   Procedimiento penal El incumplimiento persistente puede dar lugar a un procedimiento penal, ya que es delito, penado incluso con la pena de prisión. El progenitor tiene opción de pedir la intervención de las fuerzas de seguridad para la entrega del menor. Pero evidentemente no es agradable para el menor que sea buscado por la policía.  El procedimiento penal debe por tanto ser el último...

Continuar...