“Pensar que se va a acabar la violencia de género es ridículo.” Ésta fue la frase que se escuchó en un acto en el Colegio de Abogados de Madrid, sobre los Avances y Retrocesos en la lucha contra la Violencia de Género. El sistema judicial castiga los delitos de violencia de género, pero no puede prevenir que se cometan. La prevención solo puede venir del sistema educativo, que debe educar en los valores de libertad, igualdad y respeto. Ahora bien, tampoco podemos cargar toda la responsabilidad en los centros educativos. Si de verdad pretendemos acabar con la Violencia de Género, debemos dar el ejemplo nosotras mismas dentro de nuestros propios hogares. El 8 de marzo haz huelga de cuidados, de compra, de trabajo… pero jamás hagas huelga de trasmitir a tus hijos e hijas los valores de la libertad, la igualdad y el respeto.